RADIO ON LINE | ¡Apaga la luz y atrévete a escucharnos!

21 septiembre 2009

Gurús

GURÚS, MAESTROS, INICIADOS, CONTACTADOS Y PERSONAS CON UN HILO DIRECTO AL “MÁS ALLÁ” PROLIFERAN COMO SETAS.
Por: Pilar López Bernués
Colaboradora de Enigma 900 en Barcelona, España
ARTICULOS ENIGMATICOS
Desde que existe LA RED y las comunicaciones dan la vuelta al mundo he podido observar que determinados grupos, sectas o simples personas que dicen poseer una comunicación directa con el Otro Lado han proliferado como hongos. No dudo en absoluto que algunas de ellas sean realmente positivas, que desarrollen una función informativa y traten de sembrar algo de cordura en este caos en que vivimos. Pero algo me preocupa: -Creo que hoy en día TODAS las religiones están obsoletas porque NINGUNA logra dar una respuesta coherente a las eternas preguntas que nos hacemos todos.
La Ciencia tampoco puede hacerlo porque esa ciencia parte de los cinco únicos sentidos que poseemos y está limitada por nuestras propias limitaciones. Esa frase “ver para creer” es absurda. ¿Acaso vemos los SMS y las páginas web?
Pero si los espacios que no cubre de momento la Ciencia antes lo hacía la religión, ahora es difícil que UNA en concreto lo haga y mucho más que la gente la acepte. Se ha perdido el miedo a la absurda condenación eterna, y esa falta de terror ante algo tan extravagante ha servido para que la mayoría de las personas vivan al día y se ocupen de un único propósito: Amontonar dinero. Sin embargo, en el ánimo de todos (incluso los más escépticos o que se consideran ateos) subyace la eterna cuestión: ¿De dónde venimos y a dónde vamos?
Coincidiendo con esa desorientación interior que sufrimos todos, con el poco crédito que conservan las religiones, con lo poco que la Ciencia nos puede demostrar y con esa herramienta prodigiosa que llamamos Internet, he podido observar que Gurús, Maestros, Contactados y un largo etc se han propagado por la Red... Ya digo de nuevo que muchos de ellos son, sin duda alguna, grupos o personas positivas, pero no creo que lo sean todos. Y ahí es dónde veo un riesgo: Cuando nos identificamos con algo o alguien tendemos a bajar la guardia y a aceptar ciegamente lo que nos propone. Y no hace falta pedir dinero a los acólitos porque hay algo que vale más: EL PODER. Hoy he recibido un e-mail (que transcribo a continuación). Reconozco que en una primera lectura me ha parecido bastante inspirador y positivo. Luego, al releerlo, he opinado justo lo contrario. Este es el documento:
Las Siete Reglas de Paracelso
(YA SÉ QUE PARACELSO VIVIÓ HACE UNOS SIGLOS,
PERO SUS NORMAS ESTÁN EN LA RED)
Lo primero es mejorar la salud. Para ello hay que respirar con la mayor frecuencia posible, honda y rítmica, llenando bien los pulmones, al aire libre o asomado a una ventana. Beber diariamente en pequeños sorbos, dos litros de agua, comer muchas frutas, masticar los alimentos del modo más perfecto posible, evitar el alcohol, el tabaco y las medicinas, a menos que estuvieras por alguna causa grave sometido a un tratamiento. Bañarte diariamente, es un habito que debes a tu propia dignidad.
Desterrar absolutamente de tu ánimo, por más motivos que existan, toda idea de pesimismo, rencor, odio, tedio, tristeza, venganza y pobreza. Huir como de la peste de toda ocasión de tratar a personas maldicientes, viciosas, ruines, murmuradoras, indolentes, chismosas, vanidosas o vulgares e inferiores por natural bajeza de entendimiento o por tópicos sensualistas que forman la base de sus discursos u ocupaciones. La observancia de esta regla es de importancia decisiva: se trata de cambiar la espiritual contextura de tu alma. Es el único medio de cambiar tu destino, pues este depende de nuestros actos y pensamientos. El azar no existe.
Haz todo el bien posible. Auxilia a todo desgraciado siempre que puedas, pero jamás tengas debilidades por ninguna persona. Debes cuidar tus propias energías y huir de todo sentimentalismo.
Hay que olvidar toda ofensa, mas aún: esfuérzate por pensar bien del mayor enemigo. Tu alma es un templo que no debe ser jamás profanado por el odio. Todos los grandes seres se han dejado guiar por esa suave voz interior, pero no te hablara así de pronto, tienes que prepararte por un tiempo; destruir las superpuestas capas de viejos hábitos, pensamientos y errores que pesan sobre tu espíritu, que es divino y perfecto en si, pero impotente por lo imperfecto del vehículo que le ofreces hoy para manifestarse, la carne flaca.
Debes recogerte todos los días en donde nadie pueda turbarte, siquiera por media hora, sentarte lo más cómodamente posible con los ojos medio entornados y no pensar en nada. Esto fortifica enérgicamente el cerebro y el Espíritu y te pondrá en contacto con las buenas influencias. En este estado de recogimiento y silencio, suelen ocurrírsenos a veces luminosas ideas, susceptibles de cambiar toda una existencia. Con el tiempo todos los problemas que se presentan serán resueltos victoriosamente por una voz interior que te guiara en tales instantes de silencio, a solas con tu conciencia. Ese es el daimon de que habla Sócrates.
Debes guardar absoluto silencio de todos tus asuntos personales. Abstenerse, como si hubieras hecho juramento solemne, de referir a los demás, aun de tus más íntimos todo cuanto pienses, oigas, sepas, aprendas, sospeches o descubras. por un largo tiempo al menos debes ser como casa tapiada o jardín sellado. Es regla de suma importancia.
Jamás temas a los hombres ni te inspire sobresalto el día de mañana. Ten tu alma fuerte y limpia y todo te saldrá bien. Jamás te creas solo ni débil, porque hay detrás de ti ejércitos poderosos, que no concibes ni en sueños. Si elevas tu espíritu no habrá mal que pueda tocarte. El único enemigo a quien debes temer es a ti mismo. El miedo y desconfianza en el futuro son madres funestas de todos los fracasos, atraen las malas influencias y con ellas el desastre. Si estudias atentamente a las personas de buena suerte, veras que intuitivamente, observan gran parte de las reglas que anteceden. Muchas de las que allegan gran riqueza, muy cierto es que no son del todo buenas personas, en el sentido recto, pero poseen muchas virtudes que arriba se mencionan. Por otra parte, la riqueza no es sinónimo de dicha; Puede ser uno de los factores que a ella conduce, por el poder que nos da para ejercer grandes y nobles obras; pero la dicha más duradera solo se consigue por otros caminos; allí donde nunca impera el antiguo Satán de la leyenda, cuyo verdadero nombre es el egoísmo. Jamás te quejes de nada, domina tus sentidos; huye tanto de la humildad como de la vanidad. La humildad te sustraerá fuerzas y la vanidad es tan nociva, que es como si dijéramos: pecado mortal contra el Espíritu Santo.
Punto 1º. Bueno, eso de cuidar la salud está muy bien y parece lógico, pero instar a que uno se duche cada día me parece un poco humillante hoy en día, cuando todos sabemos que existen microbios y, además, ya vivimos con la idea preconcebida de “culto al cuerpo”. Esa disertación la veo propia de alguien que predicase 2000 años atrás ya que por aquel entonces las personas “corrientes” n o tenían esa costumbre y ¿qué mejor que meter en el “saco” de un dogma religioso algo tan elemental sin tener que dar más explicaciones?
El párrafo 2º empieza bien, pero pronto se nos sugiere apartarnos de personas menos evolucionadas (lo transcribo así pero se habla de varios tipos de gente). Bueno... ¿Creamos guetos para ellos o metemos a los iniciados en otro? A mí me parece que hay que aprender a convivir e ir ascendiendo espiritualmente (con o sin gente peor que uno mismo) ¿Quién decide dónde está la línea?.
El 3er punto nos insta a hacer todo el bien posible... ¡genial! Pero... ¡Hay que huir del sentimentalismo y no implicarse! ¿Nos convertimos todos en robots sin sentimientos? ¿Ese es el CAMINO?
Los apartados 4ª y 5ª también podrían cuestionarse pero los veo más coherentes (desde mi punto de vista, por supuesto) más en el ... Se nos insta a no hablar con nadie de nosotros mismos, ni de nuestro aprendizaje, ni de nuestras cosas ¿? Yo creía que uno de los fallos importantes en la sociedad actual es la falta de comunicación entre las personas, y ya dice el refrán “Hablando se entiende la gente? Este es un pequeño y sucinto análisis de un texto extraído de un blog capitaneado por uno de esos “Maestros” que supuestamente dialogan con “Seres de Luz”. Y ateniéndome a lo escrito, pienso que si “él” puede dialogar con esos guías cualquier humano podrá hacerlo si se toma su tiempo, cree que es posible y está dispuesto a investigar por sí mismo. No quiero con este escrito echar por tierra la sana labor de muchas personas, pero sí alertar. “No es oro todo lo que reluce”. No hace falta seguir ciegamente las instrucciones de alguien que se auto-denomina Maestro porque tenemos una mente para pensar y la VERDAD no necesitamos buscarla fuera, cada uno posee la propia. Y no es un sinónimo de honestidad que alguna de esas sectas, grupos o simples personas que difunden sus conocimientos por la RED no cobre dinero... Existe algo más importante que el dinero y es el poder, el poder de manipular los pensamientos y sentimientos de millones de seres humanos. Soy consciente de que hay mucho bueno por ahí, pero también de que no lo hay. Y en la inseguridad que nos envuelve, es fácil dejarse arrastrar cuando uno escucha lo que quiere oír.