RADIO ON LINE | ¡Apaga la luz y atrévete a escucharnos!

28 noviembre 2007

El Secreto

Por: Pilar López Bernués
Colaboradora en Barcelona, España

ARTICULOS ENIGMATICOS
Muchos amantes de lo oculto han oído hablar, sin duda, de ese sugerente título, del que existen documentales, también un libro del que es autora Rhonda Byrne y numerosas referencias en la Red a través de Chats y Foros.(http://www.thesecret.tv/.)
La idea de escribir un artículo sobre el contenido del mismo se me ha ocurrido tras la lectura de esa obra. Anticipo que no puedo aportar todavía grandes experiencias personales porque estoy en ello y acabo de empezar, pero la filosofía que encierra es tan interesante, lógica y positiva que vale la pena comentar algunas cosas.


El “secreto” no es más que una ley universal conocida ya por los antiguos egipcios y algunos eminentes personajes de todos los tiempos, entre ellos: Platón, Galileo, Buda, Leonardo de Vinci, Beethoven, Edison, Carnegie, Einstein. Pero el conocimiento es “poder” y el conocimiento ha sido históricamente ocultado por logias, iniciados, eclesiásticos...
El principio básico es que todo el Universo funciona mediante la ley de la atracción, y que el poder del pensamiento es el que crea y da forma a todas las cosas. Si un ser humano se siente frustrado y deprimido atraerá hacia sí más de lo mismo, si por el contrario está optimista el resultado será más optimismo y mayor felicidad.
Partiendo de esa base, es importante verse uno mismo como un poderoso imán, visualizar lo que uno desea y actuar como si ya lo tuviera.

En el Universo hay suficiente para todos. Nos han hecho creer que la pobreza y el sufrimiento son una virtud... ¿Para quién? ¿Acaso un ser humano feliz no será más positivo para el conjunto?
Cada mente actúa como una central emisora-receptora, y del mismo modo que al mover el dial de la radio accedemos a uno u otro contenido, vibrar en una determinada frecuencia nos conecta con unas realidades o con otras muy distintas. La frecuencia de vibración más alta es el AMOR. Si pensamos amorosamente atraeremos amor a nuestra vida y mayor felicidad. Nada es imposible porque como dijo Buda “Toda nuestra vida pasada y presente es el resultado de nuestro pensamiento”.
La ley titulada “El secreto” es tan exacta como la fuerza de la gravedad. Nadie duda que si soltamos una manzana desde una ventana acabará estrellándose en el suelo; y no conocer cómo actúa exactamente esa ley de la gravedad no impedirá que la fruta caiga. Ya dijo Jesús “Pedid y se os dará”.
Básicamente, cada uno de nosotros somos los constructores de nuestra propia vida y está en nuestra mano que los sueños se hagan realidad: Una casa nueva, dinero, salud, menos peso, una pareja ideal. Y el tema es tan sencillo como hacer un pedido en el catálogo del Universo y esperar recibirlo. No dudamos cuando compramos por correo que en unos días tendremos en casa el objeto ¿no? Pues ahí está la clave: Pedir con la firme convicción de que algo ya se ha puesto en marcha, vivir como si ya lo hubiéramos recibido y tener fe absoluta en que llegará. Algo muy importante es sentirse en armonía con el Universo y para ello hay que mostrar continuamente gratitud y AMOR con mayúsculas. Día a día, incluso en las circunstancias más adversas, podemos encontrar detalles por los que sentirnos agradecidos, desde una plaza de aparcamiento en hora punta hasta la salud de un hijo.
Lo más importante es no competir ni quitar nada a nadie, hay suficiente para todos, pero es lícito pedir la casa de tus sueños, un empleo mejor, mejores condiciones físicas... He leído miles de referencias, algunas asombrosas, de personas que han usado y usan diariamente esa ley de atracción, que envían sus pensamientos al Universo y los ven materializarse.
Algo de lo dicho forma parte del conocimiento popular. Seguro que más de uno ha oído frases del tipo: “Las desgracias nunca vienen solas” “No hay dos sin tres” o “El dinero atrae al dinero”. En esencia, se están refiriendo a esa ley universal. ¿Qué ocurre cuando nos sentimos frustrados, agobiados por problemas o deudas? Pues ocurre que vamos pensando insistentemente en ello y vamos lanzando pensamientos negativos. Imantamos nuestro entorno y recibimos lo que estamos enviando.
Si todos los seres humanos vibráramos en la frecuencia del Amor y la felicidad, posiblemente veríamos antes los resultados de la era de Acuario, la era en la que supuestamente premiarán valores mejores.
A mí, personalmente, el principio de atracción me parece muy lógico...
Mis mejores deseos de salud, riqueza y felicidad para los lectores de Enigma 900 en particular y todos los seres en general.